Himnario.org

#81 – Señor, yo te conozco!

May
28

1. 
¡Señor, yo te conozco!
La noche azul, serena,
me dice desde lejos:
“Tu Dios se esconde allí”.
Pero la noche oscura,
la de nublados llena,
me dice más pujante:
“Tu Dios se acerca a ti”.

2. 
Te acercas, sí; conozco
las orlas de tu manto
en esa ardiente nube
con que ceñido estás;
el resplandor conozco
de tu semblante santo
cuando al cruzar el éter,
relampagueando vas.

3. 
Conozco de tus pasos
las invisibles huellas
del repentino trueno
en el crujiente son;
las chispas de tu carro
conozco en las centellas,
tu aliento en el rugido
del rápido aquilón.

4. 
¿Quién ante ti parece?
¿Quién es en tu presencia
más que una arista seca
que el aire va a romper?
Tus ojos son el día;
tu soplo es la existencia;
tu alfombra el firmamento;
la eternidad tu ser.

5. 
¡Señor!, yo te conozco;
mi corazón te adora;
mi espíritu de hinojos
ante tus pies está;
pero mi lengua calla,
porque mi mente ignora
los cánticos que llegan
al grande y buen Jehová.

#80 – ¿Sabes cuántos?

Mar
28

1. 
¿Sabes cuántos claros astros
dan al cielo su fulgor?
¿Sabes cuántas nubes bellas
van del mundo alrededor?
Sólo Dios los ha contado
y ninguno le ha faltado.
Entre todos ¿cuántos son?
Entre todos ¿cuántos son?

2. 
¿Sabes cuántas mariposas
jugueteando al sol están?
¿Sabes cuántos pececitos
en el agua saltos dan?
Dios a todos ha creado,
de la vida el gozo ha dado,
para disfrutar su don,
para disfrutar su don.

3. 
¿Sabes cuántos tiernos niños
con el sol despertarán?
¿Sabes cuántas son las madres
que su sueño velarán?
Dios, que a todos ha otorgado
su placer y buen agrado,
te conoce y te ama a ti,
te conoce y te ama a ti.

#79 – Mirando al cielo

Mar
28

Mirando al cielo cuajado de estrellas
se turba el alma con su esplendor.
Su voz solemne el misterio impone
y siente a Dios el corazón.
La nube lenta que cruza el espacio,
y el mar que eleva su clamor,
la flor y el agua y el monte soberbio
le cantan himnos a su Dios;
le cantan himnos a su Dios.

#78 – El mundo es de mi Dios

Mar
28

1. 
El mundo es de mi Dios;
su eterna posesión.
Eleva a Dios su dulce voz
la entera creación.
El mundo es de mi Dios;
conforta así pensar.
El hizo el sol y el arrebol,
la tierra, cielo y mar.

2. 
El mundo es de mí Dios;
escucho alegre son
del ruiseñor, que al Creador
eleva su canción.
El mundo es de mi Dios;
y en todo mi redor
las flores mil con voz sutil
declaran fiel su amor.

3. 
El mundo es de mi Dios;
jamás lo olvidaré.
Y aunque infernal parezca el mal,
mi Padre Dios es Rey.
El mundo es de mi Dios;
y al Salvador Jesús
hará vencer, por su poder,
con la obra de la cruz.

#77 – Yo canto el poder de Dios

Mar
28

1. 
Yo canto el poder de Dios,
del Creador, Jesús;
habló con su potente voz
y apareció la luz.
Yo canto el poder de Aquel
que en alto puso el sol,
en la pradera el clavel,
en playa el caracol.

2. 
Yo canto la bondad
de quien 
los árboles plantó,
el mar mantiene en su nivel,
los pájaros creó.
La maravilla de su amor
la observo por doquier,
ya mire al cielo en su esplendor
o al oscurecer.

3. 
Tus glorias proclamadas son
por cuanto aquí se ve:
la flor, el viento y el gorrión,
la risa del bebé.
Bien sé que en tu presencia estoy,
que tú conmigo vas,
y si al confín del mundo voy,
tú, Dios, allí estás.

#76 – ¡Cuan grande es Dios!

Mar
28

1. 
¡Cuán grande es Dios! 
¡Mortales
temblad!
Oímos su voz en la tempestad;
brocado de estrellas es su pabellón,
y vientos y rayos sus ángeles son.

2. 
Tu inmensa bondad, ¿qué lengua dirá?
O ¿quién tu verdad jamás sondeará?
Con suma largueza tus manos proveen
y es fiel tu promesa a los que en ti
creen.

3. 
El frágil varón que triste está,
su consolación en ti hallará.
Tu misericordia no puede faltar:
a tu eterna gloria le has de llevar.

4. 
¡Tremendo poder!, ¡ilímite amor!,
¡misterioso ser!, te damos loor.
¡Cuán maravillosa tu gran creación!
Mas, ¡oh qué asombrosa es tu
redención!

5. 
¡Load al gran Rey; su gloria ensalzad!
Su amor a su grey con gracia cantad.
Es nuestro escudo, baluarte y sostén,
el Omnipotente por siglos. Amén.

#75 – Oh Dios Eterno

Mar
28

1. 
Oh Dios eterno, tu poder
se muestra por doquier
con maravillas de tu amor
en nuestro pobre ser.

2. 
Tu mano siempre llevará
a la humanidad,
y a tus fieles guardará
en sendas de verdad.

3. 
El santo nunca temerá
la negra tempestad,
porque tu gracia brillará
aun en la oscuridad.

#74 – A ti, glorioso Dios

Mar
28

1. 
A ti, glorioso Dios,
cantamos alabanzas;
rendímoste honor
por todas tus grandezas.
Nos das tu bendición
en nuestra senda aquí;
nos guiarás, Señor,
a tu mansión allí.

2. 
Ven siempre, oh gran Dios,
muy cerca de nosotros;
con celo y con fervor
queremos ir a otros.
Tu brazo protector
del mal nos guardará;
en lucha y aflicción
consuelo nos será.

3. 
Oh Padre, eterno Dios,
cantámoste loores,
y al Hijo Redentor,
Señor de los señores,
y al Santo Espíritu,
el gran Consolador:
al grande, trino Dios
cantamos con fervor.

#73 – Padre, Oh Padre, ven a guiarnos

Mar
28

1. 
Padre, oh Padre, ven a guiarnos
por el tempestuoso mar;
Padre, oh Padre, ven ahora
a guardarnos del pecar.
Eres tú confianza nuestra;
ven a guiarnos a tu hogar.

2. 
Salvador, tú nos conoces.
¡Ven y ayúdanos, Señor!
Tú sufriste tentaciones
y saliste vencedor;
frente al Padre intercedes
por el hombre pecador.

3. 
Santo Espíritu divino,
Paracleto sin igual,
tú revelas el camino,
alumbrando cual fanal.
Trino Dios, ven a llevarnos
a la Patria celestial.

#72 – Eterno Dios, mi Creador

Mar
28

1. 
Eterno Dios, mi Creador,
mi amparo en la aflicción,
tu has sido mi Consolador
en toda ocasión.

2. 
Mis años a tu vista son
cual brisas del ayer;
cual hierba es mi condición,
cae al atardecer.

3. 
Mi vida bajo tu ala está
seguro habitaré;
tu Espíritu me ayudará
y en calma andaré.

4. 
Eterno Dios, mi Redentor,
confío sólo en ti;
sé tú mi Guía, oh Señor,
en mi camino aquí.